Desvaríos de Navidad

Publicado: 5 enero, 2008 en Consultorio de doctora Silvi, Estudios antropológicos, Mi vida es así
 
  La Navidad… época de alegrías y amor. De familia y amigos. De frío y luces.
  ¿Por qué la tristeza se siente más profundamente en Navidad? Al estar rodeados de alegría, no podría contagiarse? Debería ser igual que la risa y los bostezos, si hay una persona feliz en unos metros a la redonda, todo el mundo es feliz. Bonita utopía.
  Os estaréis preguntando que hago yo escribiendo algo así… yo, que soy la alegría personificada, que hacerme sonreir es más fácil que quitarle un caramelo a un niño… Pues sí, yo también siento la melancolía… no muy a menudo, eso es cierto, y quizás por eso mismo cuando aparece lo hace de forma devastadora. Seguramente ninguno de vosotros os habréis dado cuenta de nada, exceptuando a mi bruja particular, claro. Vengo de una familia gallega, y aunque haya perdido el acento, no he abandonado mis raíces del todo, y una de las principales características de mi familia es ocultar los problemas. No estoy diciendo que tenga ningun problema, todo lo contrario… y eso es lo desconcertante. ¿Cómo puedo estar triste en este momento tan especial de mi vida? ¿Cuando todo parece que va sobre ruedas? Es posible que como todo me va bien, no tenga en que ocupar mis pensamientos y estos se pierdan en el mar de mi amargura? ¿O es simplemente una  consecuencia de la inexplicable euforia que me embargaba unos meses atrás? No necesito respuestas, son preguntas retóricas que simplemente intentan desentrañar el ovillo de mis sentimientos. En algún momento de mi infancia leí que si no entiendes tus sentimientos, solo tienes que escribir lo primero que te pase por la cabeza… y eso es lo que estoy intentando hacer. No sé porque ahora… llevo muchos años sin escribir… creo que mi último diario se perdío a los 14 años… y desde que decidí que era una mujer de ciencias y abandoné mi pasión literaria…Pues nada, que aquí estoy, escribiendo tonterías que ni yo se lo que significan, así que no pretendo que nadie pierda el tiempo leyéndolas, y menos aún intentando encontrar una explicación.
A lo que íbamos… ¿por qué de mi melancolía? Teniendo en cuenta que soy una persona muy afortunada (aunque nunca me toque la lotería) no soy capaz de encontrar ninguna explicación que me satisfaga. Acepto sugerencias 🙂 Siempre he pensado que nací con estrella, que he tenido suerte toda mi vida. He tenido una vida muy tranquila y mansa, sin muchos sobresaltos. Con mis más y mis menos, como todo el mundo, pero en general puedo decir que ha sido fácil. Vista desde la distancia, no cambiaría nada, creo que incluso los peores momentos me han servido para madurar y hacerme fuerte, y que sin ellos seguiría viviendo en mi nube de algodón. Tal vez eliminaría alguno de los desengaños amorosos, pues han sido demasiado seguidos y no me han dado un respiro para reconstruir mi pobre corazón 😛 Pero bueno, son un mal necesario para llegar a la madurez y alcanzar el estado de "adulto", sea lo que sea lo que eso signifique… Así que visto globalmente… si he tenido una vida feliz, y estoy en un momento temporalmente estable de mi vida, en el que he alcanzado todas las metas que me había propuesto…. (sin contar que debería haberme casado a los 22 años, tener mi primer hijo a los 24 y ser crítica literaria… 😉 ¿que más necesito para que mi cabeza me deje disfrutar todo lo maravilloso que hay en mi entorno? Es la paradoja de la vida, lo sé. Y por eso no le doy importancia y simplemente me deslizo en mi decaído estado de ánimo hasta que pase la nube y vuelva a brillar mi tan ansiado sol en el cielo de mi desesperanza… (ale, cursilada al canto)
Pues como iba diciendo sin decir nada en realidad…. Me siento profundamente afortunada por tener a tanta gente maravillosa a mi alrededor que me permita formar parte de su vida y apoyarme en ella cuando tropiezo. Doy gracias siempre que me doy cuenta por tener esa estrella que vela por mí y me allana el camino…. No cambiaría nada ni a nadie de mi vida, me gusta tal como es… mejor dicho, me encanta!! No podría pedir nada más. Así que olvidad todo lo que habeis leído, porque hay que disfrutar mientras se puede, y yo tengo miles de razones para ser feliz. Empezando por tí, que estoy segura de que me habrás hecho sonreír en más de una ocasión.
          Gracias a todos por formar parte de mi, entre todos habeis hecho mi vida muy especial.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s