Una vía de escape

Publicado: 15 mayo, 2008 en Estudios antropológicos, Locuras, Mi vida es así
        La gente a mi alrededor empieza hacerse adulta… algunos se casan, otros se van a vivir con su pareja y se hipotecan para los próximos 30 años, o encuentran un puesto fijo y prácticamente para toda la vida, otros incluso han tenido un hijo o están esperándolo…  Y mientras yo… solo pienso en huir. No me refiero a huir de las responsabilidades, sino huir de mí. Quiero salir, ver mundo, conocer a gente nueva, lugares nuevos, vidas nuevas…. Al principio era una pequeña sensación de agobio. Me he criado sin pasar más de 3 años seguidos en la misma ciudad, hasta que llegué a Murcia, y parece que me falta algo. Le he cogido cariño y me encanta vivir aquí. He conocido gente maravillosa, he vivido experiencias inolvidables, he madurado y he pasado de niña a mujer en esta preciosa ciudad. ¡¡Incluso aquí he conocido la salsa!! Hasta hace unas semanas, simplemente quería irme a otra ciudad de España, preferentemente de la costa mediterránea (que haría yo sin sol y playa)… alejarme una temporada para volver con más ganas a mi gente. Pero esa sensación ha ido creciendo, expandiéndose exponencialmente, y en poco tiempo ha pasado de ese ligero agobio a una necesidad imperiosa de escapar. He aumentado mi campo de acción a prácticamente todo el mundo occidental, creo que cuanto más lejos mejor (pero eso sí, el nivel de baile debe ser aceptable, que, aunque los que no bailais salsa no lo entenderéis, es un factor limitante básico) . No sé de que quiero huir, pero el caso es que lo siento así. Cuanto más se asienta la gente de mi alrededor, más ganas de alejarme tengo yo. Quiero vivir tantas cosas que no sé por cual empezar. Parece que conforme pasan los años me doy cuenta de lo poco que he vivido todavía, de lo largo que es el camino que me falta por recorrer… Y necesito salir a buscar ese camino, sola.
Anuncios
comentarios
  1. “…Cuanto más se asienta la gente de mi alrededor, más ganas de alejarme tengo yo…” Exactamente lo mismo me pasa a mí… Piensas: si no puedo tener nada de eso que tienen los demás, por lo menos que tenga otras cosas, algo que compense esa vida vacía, que la llene de algún modo… y se te ocurre que la emoción de marcharte a otro país y a otro entorno completamente distinto sería un puntazo.

    “…Parece que conforme pasan los años me doy cuenta de lo poco que he vivido todavía, de lo largo que es el camino que me falta por recorrer…” Sí, esa sensación de que estás desaprovechando tu vida también me la conozco yo. 😦

  2. catuxa20 dice:

    Pues yo recomiendo lo de salir corriendo 🙂 eso sí, con trabajo antes, si se puede, que la cosa está muy mal. Pero estoy muy a gusto en EEUU, y aunque echo de menos a mis amigos y familia, no lo cambiaría por nada. Tengo todo un continente por descubrir! Y aunque he encontrado a alguien con quien asentarme, sigo teniendo la misma sensación de querer escapar, eso sí, ahora con él huyendo conmigo 🙂 Así que aquí me quedo, al menos una temporada larga, hasta que me aburra y necesite seguir huyendo.
    Suerte!

  3. Fátima dice:

    Te comento años después, y después de que hayas comentado en el mío jaja
    Ojalá que sí y que todo me salga igual de bien que a ti! Es un sentimiento coomo de impotencia, qeu no sabes cómo ni por qué, pero sabes que necesitas hacerlo.
    Me alegro de que todo te fuera genial, y ya contearemos cómo fue todo a través de mi blog! =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s