Apología femenina

Publicado: 26 mayo, 2008 en Estudios antropológicos, Feminismo
      Por qué me gusta ser mujer… Y no es un anuncio de ausonia…Lengua fuera
Ser mujer es una lucha constante contra una misma. Luchamos diariamente contra nuestro pelo, nuestra figura, nuestro apetito, nuestra naturaleza y, de lo que pretendo hablaros hoy, contra nuestras emociones. Esos impulsos que nos mueven y nos dirigen. Da igual de que humor te levantes, este cambiará incontables veces a lo largo del día (y no me estoy refiriendo a “esos dias” en particular). ¿Cómo podemos vivir en semejante caos sin perder la cabeza? El mínimo problema es capaz de sumirte en la más profunda de las depresiones… y el más insignificante de los detalles puede impulsarte hasta la cima de la felicidad. Bien es cierto que con un poco de esfuerzo y lógica que le pongamos al asunto, este no llega a extremos preocupantes, y somos capaces de controlar esos ataques bipolares. Cierto es también que no todas exhibimos esas explosiones emocionales en nuestro estado de ánimo (mientras podamos evitarlo, claro), y que varía mucho dependiendo de nuestro estado fisiológico (ahora si me estoy refiriendo a “esos días del mes”, también llamado síndrome premenstrual). Pero se refleje o no en la imagen que proyectamos de nosotras hacia el exterior, los sentimientos son igual de fuertes para todas (o eso creo). Esa montaña rusa de hormonas te descoloca, desequilibra tu estado emocional, llegando a enfurecerte contigo misma por no poder contener las lágrimas, por permitir que algo tan nimio provoque en tí tan desproporcionada reacción… Una vez al mes esa tormenta emocional te supera, sobrepasa los diques de tu parapeto y se derrama en forma de ira o desesperación… (con un poco de suerte ocurre en la intimidad de tu habitación). Puede que sea una vía de escape para alejarte del umbral de activación… o una simple respuesta a la caída en picado de la progesterona…  El caso es que esos momentos pueden con tus defensas y no consigues luchar contra ellos (así que compadeceos un poco de nosotras Guiño)
       Pero a pesar de todo eso…. o incluso DEBIDO a todo eso…. ser mujer es una experiencia única. Te sientes viva, apasionada, vibrante, sorprendente… e incomprendida (incluso por tí misma).
      ¿Quién cambiaría todo eso por un poquito de tranquilidad?
Anuncios
comentarios
  1. […] un acercamiento a lo variable del carácter y estado de ánimo femeninos, en la primera parte de Apología femenina. Vamos a profundizar un […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s