Definiendo Empatía

Publicado: 13 abril, 2011 en Consultorio de doctora Silvi

Es curioso… Todo el mundo (o casi) conoce el significado de la palabra Empatía… pero pocas personas comprenden en realidad lo que ello implica. La empatía es comprender lo que la otra persona siente o piensa en un momento dado. Hasta ahí todos de acuerdo, ¿no?

El problema comienza cuando se intenta encajar los sentimientos que debe tener la otra persona… en nuestra forma de pensar. Es decir… “si te pones TÚ en la misma situación en la que se encuentra el otro, ¿qué sentirías?” Y ahí está el fallo. La otra persona no eres tú, ni tú serás nunca la otra persona. Esa otra persona no tiene porqué pensar ni reaccionar como tú en las mismas circunstancias. Así que si intentas empatizar con alguien, pero utilizando tu esquema cerebral, tus ideas, tus experiencias… vas por mal camino.

La empatía, la verdadera empatía, es mucho más compleja y profunda que eso. Implica entender la forma de pensar de alguien, conocerlo a él y sus reacciones (o deducirlo, porque hay mucha gente con un sexto sentido para este tipo de cosas). Supone un esfuerzo, modificando tus patrones cerebrales para ajustarlos a los que ha diseñado el otro. Y, partiendo de esa base, intentar deducir las emociones que ha desarrollado. Implica entender sus sentimientos… desde su punto de vista, nunca desde el tuyo.

La frase sería entonces: “si TÚ fueras la otra persona… ¿que sentirías?” No te pongas en su lugar, conviértete en ella. Deja atrás tus experiencias, tus necesidades, tus creencias, y entrega una hoja en blanco para que el otro la rellene con su propio ser. Y a partir de ahí, empatiza. Siente lo que ellos están sintiendo, no lo que tú crees que deberían sentir. Sufre con ellos aunque pienses que es un sufrimiento inútil e improductivo. Entiende el porqué de ese sufrimiento, para poder ser capaz de aliviarlo con las palabras de consuelo adecuadas.

Intenta siempre comprender a los demás, sin permitir que los límites de tu mente restrinjan tu capacidad. Cuanto más trates de extender esos límites, más flexibles se volverán.

Tolerancia, empatía, inteligencia emocional, asertividad… valores que deberían estar en la base de nuestra educación, pero que por desgracia cada vez son más difíciles de encontrar. No sólo son básicos para una buena convivencia y para poder interaccionar con los demás. Las personas más felices suelen tener más desarrollados esos aspectos de su personalidad. Así que, aunque sólo sea por beneficio propio, practícalos más.

Anuncios
comentarios
  1. […] expliqué hace tiempo mi definición de empatía, pero nunca os he contado mi experiencia. Y tiene […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s