Compromisos inestables

Publicado: 19 septiembre, 2011 en Consultorio de doctora Silvi, Estudios antropológicos

Siempre me ha sorprendido la facilidad que tiene la gente de comprometerse y, al momento siguiente, desentenderse de ese compromiso. Los que dicen “eres mi vida” en cuestión de minutos (son minutos relativos, no me entendáis mal), y que al poco se han olvidado por completo de esa persona… ¿lo sienten de verdad? ¿Es posible que su vida sea tan voluble e inestable, que sean capaces de enamorarse con toda el alma un segundo, y al segundo siguiente haberlo olvidado? ¿O es simplemente que no saben en realidad lo que significa querer tanto a una persona que llega a ser más importante que tu propia vida, y no se dan cuenta de las implicaciones que pueden tener esas palabras para el que las escucha? Porque si alguien te dice “te voy a querer para toda la vida”, lo normal es que, si le crees y confías en que no te mentiría en una cosa así, te hagas la ilusión de que va a durar para siempre. Así que estás en todo tu derecho de poner  la cara de sorpresa que se te queda cuando, al cabo de un tiempo relativamente corto, decide que ya no quiere estar más contigo. ¿Tanto ha cambiado esa persona en ese breve espacio de tiempo? ¿O has sido tú sin darte cuenta? ¿Cómo puedes no haberlo visto venir?

Supongo que la respuesta más sencilla será la correcta y que, simplemente, las personas así no tienen ni la más remota idea de lo que quieren en realidad. Se engañan a sí mismos cuando dicen cosas de ese estilo. Se auto-convencen de que eso es lo que quieren para el resto de sus vidas, de que serán felices para siempre, y lo propagan a los cuatro vientos… hasta que se dan cuenta de que no es así. Se aburren, se desquician o simplemente encuentran algo que les atrae más. Porque no puedes elegir a tu compañero/a para el resto de tu vida de forma inconsciente, sin sopesar todos los aspectos. No puedes adaptarte a tu pareja convirtiéndote en su media naranja porque crees que esa es la persona con la que quieres estar. Antes o después te cansarás de aparentar, de hacer cosas que en realidad no quieres hacer. De ser quien no eres, simplemente porque a la otra persona le va a gustar más. Y cuando te canses, lo achacarás a los defectos del otro, evitando ver la realidad: que esa persona ha sido siempre así y los reproches que tiene son totalmente legítimos, pues eres tú el que la ha engañado para que se enamore de una persona que no existe.

Es un gran error dejarse embaucar por el enamoramiento, ese que te ciega, impidiéndote ver los defectos del otro. Al igual que es un gran error esconder los tuyos para que se enamoren de ti. Una vez se acaba el “love mode” llegan las sorpresas, los desengaños. Todo el mundo tiene defectos en mayor o menor medida. Y eso no es malo, pues sería muy aburrido estar con una persona perfecta. El amor no consiste en encontrar una persona perfecta con la que tener una relación, sino buscar aquella persona imperfecta con la que tienes una conexión maravillosa. Hay que buscar defectos que se complementen a los tuyos. Y para eso… lo más importante es conocer y aceptar primero tu forma de ser. Quererte tal y como eres, con tus virtudes y tus fallos. Si tú no te conoces o no te aceptas, ¿cómo vas a encontrar a alguien que lo haga? ¿Qué tipo de compromiso puedes ofrecer si ocultas o disimulas parte de tu personalidad porque crees que no va a gustar? ¿O dando una imagen totalmente falsa de ti? Cuando la otra persona lo descubra, saldrás corriendo por miedo o vergüenza. Miedo a que te rechacen, y vergüenza por haber mentido.

Párate a conversar contigo mismo/a. Pregúntate por qué haces las cosas que haces o por qué te gustan las cosas que te gustan. Y pregúntate que es lo que te hace feliz. Vas a pasar el resto de tu vida contigo, así que ya va siendo hora de que te conozcas, ¿no crees?

Anuncios
comentarios
  1. seba san dice:

    Creo que es tema hormonal el “enamoramiento”. Y bueno, cuando el efecto hormonal desaparece, te permite ver y sentir un poco mas la realidad. El conocerse es saber cuando actuas “hormonalmente” o cuando realmente lo haces porque te sentis bien.
    Quizas funciona mas el “me comprometo” y luego lucho por estar bien, y no largar en el primer conflicto, antes que pensarlo mucho hasta que sientas que es “el/la indicado/a”. Hasta ahora eso no me funciono.
    El ser humano pelea mas cuando tiene algo que perder.
    Siempre dando en la tecla miss Silvi!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s