¿Porque sentimos que no somos nadie si no tenemos un buen trabajo y con un buen sueldo?

Publicado: 27 septiembre, 2011 en Consultorio de doctora Silvi, Estudios antropológicos

Tu valía como persona no se mide por el tamaño de tu despacho. Lo contrario es un principio que está muy arraigado en nuestra sociedad, y que no es cierto. ¿Por qué, si eres inteligente y capaz, tienes que tener un trabajo estresante y bien remunerado para probarlo? No dejas de ser inteligente y capaz si simplemente eres ama de casa, o tienes una tiendecita pequeña de barrio. No hace falta hipotecar tu vida y tu felicidad simplemente para ganar más dinero y para demostrar que puedes conseguir lo que te propongas. Porque no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita.

Así que si tienes un trabajo de media jornada en el que ganas lo justo para vivir, pero eso te permite dedicar el resto de tu tiempo a lo que más te gusta (disfrutar de la vida, de tus hobbies, de tu familia, de tu libertad)… ¿para qué necesitas más? No necesariamente significa que no puedas conseguir algo mejor, simplemente que no te hace falta.

Imagina tu vida si solo tuvieras que trabajar 6 horas al día (u 8, pero 8 de esas relajadas, de las que no tienes que correr de un sitio a otro a todas horas) y salieras descansado del trabajo, con todo el resto del día por delante para poder hacer lo que más te apeteciera. Es posible que no pudieras permitirte el iPhone 7 (o por el que vayan en ese momento), ni el BMW último modelo, o la televisión más grande y fashion de la tienda… pero sí podrías ir a dar un paseo tranquilamente por tu ciudad, recoger a los niños del colegio, ¡¡ir a clases de cerámica!!… Lo que se te ocurra. Podrías cultivar tu mente y tu cuerpo, en lugar de desgastarlos en un trabajo absorbente.

Me merecen más respeto aquellas personas sabias, que han vivido mucho y han pensado más, aunque sean barrenderos, que un director de una multinacional que lleva 10 años sin estar presente en la fiesta de cumpleaños de sus hijos. Porque como decía Jorge Manrique:

    Nuestras vidas son los ríos
que van a dar en la mar,
que es el morir;

allí van los señoríos
derechos a se acabar
y consumir;
allí los ríos caudales,
allí los otros, medianos
y más chicos,
allegados, son iguales
los que viven por sus manos

y los ricos.

 Así que disfruta de tu vida como mejor puedas. Aprovecha el momento, porque puede que no tengas otro. Y, sobre todo, y como siempre digo, sé feliz.

Anuncios
comentarios
  1. Eli dice:

    Acabas de reflejar mi filosofía de vida. Tienes tanta razón…Yo misma soy un ejemplo, he de sentirme mal porque tengo una carrera que no utilizo y estoy en una tienda de pueblo, tres horas al dia cobrando una miseria. Y me siento mal, porque en el mundo en el que vivimos no hacemos nada con 420€ (más el pico del conyunge) y es lo que te obligan a sentir, pero en cierto modo soy feliz, por todo lo que tu dices: tengo tiempo para vivir, para pasear, para cuidar mi casa, para estar con mi pareja, para cuidar hijos si los tuviese… Para tantas cosas!!!
    Sin embargo el mundo es como es Silvi, y no nos quitaremos ese pesar, el que tengo yo ahora por ejemplo, que hace que no me baste ese sueldo, esas tres horitas solamente, en un trabajo, además, que no es lo que me gusta hacer realmente. Es cierto que el dinero no da la felicidad en sí, pero ayuda a llegar a ella, por lo menos en el mundo que nos ha tocado vivir.

    • catuxa20 dice:

      Pero yo creo que ahí tu felicidad no radica en que ganas poco, sino en que no estás haciendo lo que te gusta. Cuando consigas un trabajo que te llene, aunque sigas ganando poco, seguro que no tienes el vacío que tienes ahora mismo.
      Mucho ánimo wapetona, que no eres la única!!!!!!!!!

  2. Eso es cierto, si cobrase 400€ pero dando clase a niños en una guardería por ejemplo, (algo que me gustaría) sería más feliz, aunque no me diese para viajes, caprichos u otras cosas. Y no me dolería tanto la espalda!! jeje
    Aún así, este mundo es un asco, y la falta de dinero, aunque hagas lo que te gusta, cuando es una falta importante (sin hablar de pobreza) te hace ser un poquitín infeliz.
    En fin, ya se sabe el dicho, afortunada en amor…
    Tengo ganitas de verte por cierto!! A ver cuando subís todas 😦
    Me encanta tu blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s