El mundo sectario de la salsa

Publicado: 13 diciembre, 2011 en Estudios antropológicos

El otro día estuve en un congreso de salsa (como es habitual en mí). Tuve mucho tiempo libre (ya que habíamos ido hasta Almería del tirón sólo por eso, qué menos que quedarnos hasta que nos echaran), y pude dedicarme a mirar, y analizar.

Y me di cuenta de algo. Siempre me había preguntado porqué había gente que cuando empieza a bailar, y se le da bien, se le sube a la cabeza. Se convierte en lo que, familiarmente, llamamos una “estrellita”. De repente pasa de ser una persona majísima, con la que se puede hablar y bailar y disfrutar, a ser un/a estúpido/a insoportable (exagerando bastante, que algunos/as simplemente se vuelven creídos/as repelentes). Baila solo para lucirse, le encanta que le miren y además parece que deja todo lo demás y se dedica sólo al baile (más de uno se deja los estudios o la vida familiar y social ajena a la “secta”).

Pero no todo el mundo es así, hay gente normal, que empieza a bailar, le gusta, sigue bailando, y llega un momento en el que da gusto tenerlos como pareja de baile, aunque sea sólo por una canción. Pero no por ello se sienten superiores.

Y la otra noche, con ayuda, me di cuenta de la razón (lógicamente no se puede aplicar este principio al 100% de la población, sólo hago una burda generalización). Hay gente que se siente vacía. No destaca en nada, ni se le da bien nada. No son buenos estudiantes, ni los más listos del grupo, ni sobresalen en su trabajo (o tienen un trabajo que no les gusta), y muchos ni siquiera tienen verdaderos amigos que les quieran por lo que son y en cualquier situación. Y de repente descubren que se les da bien el baile, y que la gente les admira. Se sienten importantes por primera vez en su vida y se enganchan a esa sensación.

Analizando a las “estrellitas” que conozco, la mayoría encajaban más o menos en esa descripción. La salsa les da una razón para sentirse alguien, así que vuelcan en ella todas sus necesidades y sus carencias. Y es triste pensar que lo único por lo que te valoran es por la cantidad de pasos que puedes hacer, o el estilo tan vistoso que tienes.

No conozco a nadie que tenga una vida completa, que sea feliz con su gente, en su trabajo y con su forma de vida, y que se convierta en una “estrellita”, por muy bien que llegue a bailar. Porque para esta gente, el baile es sólo un hobby más, un rato para divertirse y olvidar los problemas. Y no importa quién te mira y quién no, porque lo importante es el momento que estás disfrutando con la pareja de baile y esa sensación inexplicable que nos invade a todos y nos crea adicción.

La moraleja de hoy es… Todo el mundo merece ser valorado, todos tenemos algo especial. No baséis vuestra felicidad en la admiración de los demás, sino en el amor y el cariño que os profesen aquellos a los que les dé igual si recibís una medalla de oro en las Olimpiadas o si trabajáis de cartero. Porque todos somos únicos y tenemos algo por lo que hacernos querer.

Anuncios
comentarios
  1. Ole ahí er tio, … a partir de ahora voy a ir por la calle bajando el culillo, la espalda bien recta y los brazos para atras… tarareando alguna canción como la que sale en los simpson con Duffman… jiji

  2. sirventes dice:

    Ja ja ja. Correcto.

    La mayoría de los que no te miran a la cara porque no estás a su nivel a fuera no son nada. Pero cuando llevan sus zapatos pueden menospreciarte.

    Lo he visto en otras actividades también, pero lo de la Salsa es… será porque tiene ese componente de mostrar el palmito…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s