Mi primera semana en las Américas

Publicado: 6 febrero, 2012 en América, Estudios antropológicos, Mi vida es así

Parece mentira, pero hace ya una semana exacta que pisé esta casa, y este país, por primera vez. Se me ha pasado volando… y a la vez se me ha hecho eterna. He tenido tantas cosas que hacer, que en un suspiro estábamos a domingo otra vez. Pero probablemente por haber hecho tantas cosas en tan poco tiempo, parece que ha sido larguísima.

Y después de 7 días enteros… sólo te podría llevar del laboratorio a casa, y al supermercado de enfrente, como mucho. No hay ningún orden lógico en las carreteras ni desvíos. Giros imposibles sin señalización que los prohíba hacen que un cambio de sentido en medio de una autovía consista en, simplemente, esperar a que no pasen coches en la otra dirección antes de girar 180 grados.

La primera impresión que me he llevado de los americanos… es que son muchísimo más agradables y sonrientes que los ingleses. Siempre dispuestos a ayudar, y con una frase amable en la boca. Más ruidosos también. Te darán conversación siempre que encuentren la oportunidad. Te saludan al cruzarse contigo, aunque no te hayan visto en la vida. Todavía no he recibido ninguna mala cara ni gesto de hastío al pedir ayuda. Todo lo contrario, si tienen que dejar su puesto de trabajo para mostrate el camino, o incluso acompañarte… no se lo van a pensar dos veces. Y no les cuesta nada soltar un agradable: How you’ doing, ma’am?

Ya he escuchado dos veces a un técnico o vendedor recomendar un modo más sencillo y económico de conseguir lo que necesita el cliente, aunque no sea a través de su tienda o servicio.

Tal vez haya tenido suerte de momento, pero mejor no me podrían haber tratado. También es cierto que en mi puesto de trabajo escasean los americanos, predominando por mayoría los extranjeros. Pero no he notado diferencia en las ganas de ayudar.

En un mundo compentitivo como es la ciencia, todavía quedan laboratorios fuertes y prestigiosos en los que la gente colabora junta y se ayuda mutuamente, en lugar de intentar pisarse unos a otros. Y doy gracias por haber conseguido ser aceptada en uno de ellos.

Ya solo me falta buscarme una casita de una sola planta, en una urbanización típica, con su porche y su balancín, para adaptarme a mi nueva vida. Comienza mi sueño americano.

 

 

Anuncios
comentarios
  1. nEo dice:

    Pobrecitos, que remedio les queda!

  2. Seba san dice:

    Me alegra que estes conforme con lo que te buscaste!. Me resulta interesante seber sobre tu situacion porque me da algo de tabu esto de “norte america”, la ” chimenea del mundo”, y todos los adjetivos descalificativos relacionados con EEUU. Me gustaria saber mas sobre esto que te sucede :).
    Felicittaciones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s