La vida es injusta

Publicado: 11 febrero, 2013 en Locuras, Mi vida es así
Etiquetas:, , ,

Todos lo sabemos, algunos más que otros, pero todos en alguna medida lo hemos sufrido en nuestras carnes. Tus padres te castigan siempre justo el fin de semana de la mejor fiesta del año, tu novio te deja el día antes de San Valentín, le suben el sueldo al más tonto de la oficina, te tiran el cubata entero justo cuando se te acaba de terminar el dinero… Ya sabéis, lo de siempre.

En mi caso, el termómetro me está llevando la contraria con premeditación y alevosía. Mi querido husband se puso enfermo justo el fin de semana de mi cumpleaños. No había días para ponerse malo, que tuvo que elegir justo ese día. Y en lugar de regalos y fiesta, me tocó cocinar y limpiar (que malcriada estoy :p). Lo lógico sería que me lo hubiera pegado, que ya sabemos que todo se pega en esta vida menos la hermosura. Así que unos días después empecé a sentir el inicio del resfriado acercándose sigilosamente. Me pasé 4 o 5 días When I'm sickcon un pañuelo pegado a la nariz, un par de días me fui del trabajo una hora antes (¡una hora entera!) porque parecía que me encuentraba un poco mal. ¡Por fin es mi momento de quedarme tres días en el sofá mientras me cuidan! Tres días sin tener que pensar en el trabajo, ni en que debería estar peleándome con el photoshó. Al menos tres días de quejarme para que me mimen todavía más (si es que una se acostumbra pronto a lo bueno, y luego ya hasta eso te parece poco). Pero me pongo el termómetro… y nada. Ni una décima. Y me duermo, y a la mañana siguiente como nueva. Así que me voy a bailar salsa, de congreso. Esto de no tener vida social me está matando, así que nos metemos en el coche y nos recorremos medio estado para una fiesta que se podría igualar a las fiestecillas más normalicas de Murcia, ni me molesto en compararla con los congresos de verdad, pero oye, menos da una piedra. Así que bailo, y sudo, y bailo más. Y luego dejo de bailar, que una ya está mayor, y me enfrío. Y al día siguiente me vuelvo a encontrar regular (¡Bien!). Y yo, con toda mi ilusión me vuelvo a poner el termómetro. Pero no, no le caigo bien. Así que vuelta al trabajo el lunes. Me vuelvo a escapar una hora antes, jurando y perjurando que esto tiene que ser fiebre seguro. Pero el termómetro rebelde se niega a darme la razón. Si no fuera porque hace una semana funcionó a la perfección cuando el nenico se quejaba desde la cama mientras yo cocinaba, juraría que está roto.

¡¡¡¡Unas vacaciones necesito!!!!

Es tan horrible tener conciencia y no poder quedarme a gusto en casa sin estar enferma… Pepito Grillo va a acabar conmigo, que ya me tiene frita de tanto recordarme todo lo que tengo que hacer mientras intento disfrutar de no hacer nada en el sofá. ¿Algún exterminador en la sala?

D.E.P Pepito Grillo

Anuncios
comentarios
  1. Aida Fernández Marín dice:

    Jajaaaa,welcpme to de my world!!! 😘😘😘

    Aída Fernández Marín

    El 12/02/2013, a las 02:22, “Silvia” escribió:

    >
    >

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s