Depresión postvacacional

Publicado: 6 julio, 2013 en América, Consultorio de doctora Silvi, Mi vida es así
Etiquetas:, , ,

Sí, soy muy cruel, lo sé. Os he tenido abandonados casi un mes. No hay excusa que justifique tal ausencia. Aunque teniendo en cuenta que la mayoría ni se habrá dado cuenta, considero que el castigo tampoco debe ser demasiado duro. Con dejarme sin comer chocolate unas cuantas horas creo que ya habré cumplido.

Aunque haya dicho que no hay excusa válida, el hecho de haber estado de vacaciones 2 semanas sirve de atenuante, ¿no? Porque sí señores, después de un año y cuatro meses y medio (aunque, ¿quién lo cuenta?), he tenido a bien dejarme caer por la península para saludar a mis congéneres. Por supuesto que no me ha dado tiempo a hacer todo lo que quería hacer, ni ver a toda la gente que me hubiera gustado ver. Y mucho menos pasar el tiempo que hubiera deseado con los que sí he podido visitar. Pero al menos lo he intentado.
And last but not least… ¡he tenido vacaciones! Aunque haya tenido que luchar contra mi mente al menos dos o tres veces al día, esforzándome por no pensar en el trabajo. Unos días lo conseguía, otros no. Quizás con un par mas de semanas lo hubiera conseguido al 100%, pero tampoco se le puede pedir peras al olmo, o más vacaciones de las estipuladas a mi jefe.

El caso es que, después de tanto tiempo, volver a casa es una sensación extraña. Porque ya no sabes si estás volviendo a casa, o saliendo de ella. Por desgracia tuve que dejarme a mi consorte trabajando en Yankilandia, así que cuando me subí al avión y en la pantalla mostraron el mapa del recorrido que íbamos a hacer, no sabía decir cual de los dos extremos era más ‘casa’ que el otro. A un lado la familia y los amigos a los que no veía desde hacía más de un año. Esos lugares donde pasé muchos momentos de mi vida (viviendo, estudiando, trabajando, disfrutando), algunos siguen igual, otros han cambiado. Al otro, mi loving husband y mi rutina, mi trabajo y mis cosas. Los sitios que ahora considero habituales. Mi día a día.

He llegado ya a ese punto en el que no pertenezco a ninguno de los dos extremos, y a la vez formo parte de ambos. Porque mi gente sigue ahí, igual que cuando me fui (más o menos), pero han seguido con sus vidas. Y aunque lo dejan todo por verme y disfrutarme el poco tiempo que puedan, sus vidas continuarán cuando me vaya, y yo no estaré incluida en ellas (sin contar wassaps y demás genialidades de la tecnología actual). Matrimonios, hijos, trabajo, amigos. Todo un mundo de situaciones y vivencias en las que yo no estaré presente.

Y al otro lado del charco, yo hago mi vida en este extraño país en el que ni siquiera me consideran inmigrante, sino un trabajador temporal de visita. Tengo una rutina, voy a trabajar, voy a hacer la compra, recorro las calles (pocas) y los parques naturales (muchos). Pero en realidad no puedo considerar que pertenezca a este lugar de locos. Los americanos no se relacionan entre ellos, ¿cómo pedirles entonces que se relacionen con nosotros? Aunque me haya acostumbrado a algunas de sus rarezas, e incluso aplique las menos descabelladas a mi propia forma de vida, no soy uno de ellos. Yo no tengo un arsenal en mi armario, ni conduzco un Cañonero. No veo bien que Obama tenga derecho a escuchar mis conversaciones privadas. No entiendo que les guste trabajar 10 horas diarias o que un soleado sábado por la mañana las calles y jardines estén desiertos pero no se pueda ni aparcar en el centro comercial. No comparto su patriotismo ni su ansia por acumular dinero. No concibo un país en el que los menos privilegiados no tengan derecho a ir al médico y puedan morir de pulmonía por no curarse un simple resfriado. No formo parte de este país, pero es aquí donde vivo. Y tampoco se está tan mal, porque después de ver cómo están dejando España con esas políticas ‘anticrisis’ (eufemismo máximo)… casi mejor me quedo aquí un ratito más.

Welcome back!

Untitled

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s