A ver, todos hemos desconectado alguna vez, eso hay que reconocerlo. Y si no dime tú cómo puedes aguantar esa verborrea sin fin con la que tu novia te cuenta los últimos cotilleos de sus amigas:

WhenMyGirlfriendStartsTalkingAboutHerFriendsLifeDrama-82520Que si fulanita se ha acostado con menganito, y ahora zutanita está celosa, porque resulta que le ha gustado desde que iban juntos a clase de kárate, a la que por supuesto solo se apuntó para estar cerca de él. Pero claro, fulanita eso no lo sabía, porque zutanita no se lo quería contar porque le daba vergüenza. Pero se ha enfadado igual porque dice que una amiga debería saber esas cosas sin necesidad de contárselas…’.

O cuando a tu madre le da por hablar mientras limpia el polvo, que parece que habla con los muebles más que contigo:

Porque hay que ver, que llevo todo el día sin sentarme. Que esta mañana he tenido que ir al mercado, y claro, como es martes Pepito, el del puesto de la izquierda, no tenía los tomates frescos, porque su repartidor viene los miércoles, que me lo dijo un día que le estaba comprando unos champiñones que estaban como recién cortados, y me aseguró que sí, que esa misma mañana, que su hombre era de confianza. Así que me tuve que ir hasta el puesto de Manolo, que está en la otra punta del mercado. Pero es que ya sabes que a tu hermano no le gustan los tomates maduros, así que tuve que ir hasta allí cargando con el carro y los 5 kilos de patatas que había comprado en el puesto de María…’.

O cuando tu mejor amiga te cuenta el lío que ha tenido en el trabajo:

Es que Carlos había reservado el aparato para usarlo él, pero Laura pensaba que era jueves, en lugar de miércoles, así que ha mirado mal la hoja y ha puesto ella sus muestras. Y claro, cuando Carlos ha llegado, el experimento de Laura ya estaba a la mitad, pero él necesitaba el aparato urgentemente, porque se le estropeaban sus muestras. Así que ha quitado las de Laura y ha puesto las suyas. Y entonces Laura le ha dicho que es un egoísta y que siempre hace lo mismo y…

En todos esos casos, y algunos más, la sordera selectiva está totalmente justificada. Como esas conversaciones sobre fútbol y coches que tanto caracterizan a los hombres… Pero hay muchos otros casos en los que la gente no escucha y para los que no tienen excusa ninguna. Es que directamente no saben, o no quieren escuchar. Solo saben discutir para demostrar que tienen razón.

Todos tenemos unas creencias que no recordamos cómo hemos adquirido, pero que las tomamos como verdades absolutas. Están anidadas tan profundamente en nuestra forma de ser, que no las ponemos en duda en ningún momento. Como ya escribí en mi última docena, nos pasa con nuestro equipo de fútbol, nuestra religión, nuestra ideología política, y muchas otras cosas más que nos han inculcado desde pequeños y que hemos asimilado como nuestras. Y vamos a defender incluso lo indefendible, cueste lo que cueste. Porque el otro puede decir lo que quiera, que no va a tener razón. No puede tenerla, porque nuestra verdad es absoluta.

¿Cuánta gente conoces que haya cambiado de equipo de fútbol porque el otro era mejor? ¿O cuántos reconocen que los otros son mejores, aunque prefieran al suyo? ¿Cuándo uno de derechas se va a molestar en escuchar las razones de uno de izquierdas (o viceversa), porque a lo mejor resulta que lo que dice no es tan estúpido? Hacemos oídos sordos porque no queremos entender que los demás tienen sus razones para pensar distinto. Creemos que todos los demás están equivocados, e intentaremos convencerlos siempre que podamos porque, como les apreciamos, no podemos permitir que vivan equivocados para siempre.

Si-la-gente-no-escucha-Haz-que-te-vea_132442433251Pero no hace falta irse a esos temas tan escabrosos para darse cuenta de lo poco que le gusta a la gente escuchar. Hace poco leí un montón de artículos online acerca de que habían echado a una mujer de una tienda por estar amamantando a su bebé. No me voy a meter a discutir si la tienda tiene o no derecho a hacer eso o por qué lo hizo. A mí lo que verdaderamente me sorprendió fueron los comentarios de la gente. Siempre tiene que haber opiniones para todos los gustos, por supuesto. Pero me chocó la cantidad de gente que aseguraba, creyéndose con toda la razón del mundo, que esas cosas hay que hacerlas en privado. No sólo porque los demás no tienen por qué ver algo así, que podría ofenderlos, sino porque lo mejor es hacerlo en un sitio tranquilo y privado por el bien del bebé. Teniendo en cuenta que los bebés comen cada 3 horas, si no lo haces en la calle, no podrás tener vida social en muuuuchos meses, así que ya me dirás lo que es mejor para mí o mi bebé, que por supuesto YO voy a ser todo oídos (ya te encargas tú de ignorar mis razones). Pero me choca que a estas alturas todavía haya gente que, después de ver mujeres prácticamente desnudas y escenas explícitamente sexuales por todas partes, se sientan ofendidos por ver parte de una teta (el resto lo está tapando el bebé). O que piensen que está bien que otras personas coman con la boca abierta, o se rasquen los huevos, o combinen cuadros y rayas!! en público, cosas que a mi personalmente me ofenden mucho mas, pero una mujer no puede dar de mamar en la calle. Es que resulta que hay gente que se puede traumatizar por ver eso, así que debería estar prohibido. Por esa regla de tres, yo prohibiría a muchos hombres que enseñaran la raja del culo… porque mira que lo he pasado mal algunas veces. Multazo de 50 euros por herir mis sentimientos.

El caso es que la gente critica, mucho, y creyéndose siempre con la razón. No se molestan en ponerse en la piel de los demás, y pensar que ha llevado a esa persona a hacer o decir o pensar eso. No quieren considerar que a lo mejor el socialismo tiene algo de bueno, o que puede que el capitalismo no sea la panacea (o al contrario). No quieren aceptar que otras formas de pensar y de vivir pueden ser tan válidas como la suya. Y si no, explicadme cómo puede haber tanta gente en el siglo XXI que todavía esté convencida que la homosexualidad va contra natura. O que piense que las mujeres son inferiores a los hombres.

Entiendo que si te han inculcado desde pequeño una creencia, es muy difícil ponerla en duda, porque forma parte de ti. Pero con toda la información que tenemos a nuestro alcance, con lo fácil que es indagar en algo y buscar razones a favor y en contra, no tenemos excusa para seguir siendo tan cerrados de mente. El que no aprende es porque no quiere. Y me he dado cuenta de que hay mucha gente que no quiere. Porque eso supondría reconocer que estuvieron equivocados durante todo ese tiempo.

Así que ya sabéis, no consiste solo en escuchar, sino en entender lo que te están diciendo. Intentadlo, que ya veréis que no es tan difícil.

not listening

Anuncios
comentarios
  1. Javier Carmona Benitez dice:

    Completamente de acuerdo, la. mayoría de lo que creemos que son ideas propias, pertenecen a la cultura de nuestro entorno y no se ponen en duda desde muchas generaciones atrás. Temas como religión o política son muy obvios pero otros que interiorizamos y damos por hecho como nuestros, aquellos que muchas veces confunfimos con el sentido común (el cual está ahí y tampoco nos planteamos por qué) son los que la gente se niega a cuestionar y por supuesto, si les dices algo que vaya en contra de ese sentir, no te van a escuchar. Triste, pero llevamos tan poco tiempo utilizando la razon como especie que eso de que el ser humano es un ser racional, en mi opinión, es un pelin exagerado jeje, más bien es un ser emotivo y por eso no escucha lo que no quiere. Saludos y muy buen blog!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s