Un mes después

Publicado: 14 octubre, 2014 en Consultorio de doctora Silvi, Estudios antropológicos, Locuras, Mi vida es así

Vale, hace casi mes y medio, pero es que la vida de madre primeriza es muy caótica, durmiendo a deshoras y todo el día con las tetas al aire. Esto último no afecta mucho a mis capacidades literarias, pero el hecho de tener que dejar cualquier cosa que esté haciendo porque el primogénito tiene hambre, y tiene que comer aquí y ahora, sí que afecta. De hecho mi concentración ya no es lo que era, con lo que yo he sido, echada a perder por falta de sueño y por continuas interrupciones. En principio no debería necesitar mucho de mi concentración estando de baja maternal, ¿verdad?, pero como ya os he comentado muchas veces, las bajas americanas no son como las del resto del mundo… Así que algo me ha tocado pringar. Porque mi jefe se agobia si no avanza el proyecto, incluso si yo no estoy en el laboratorio. ¿¿8 semanas enteras sin tener ni un solo resultado?? Le da un jamacuco seguro, y yo no quiero ser la responsable de lo que queda de su salud mental.

Pero bueno, teniendo aquí a los recién estrenados abuelos, que cocinan y limpian (esto sobre todo la abuela) y babean constantemente sobre el nietecito, tengo bastante más tiempo libre del que yo me esperaba, lástima que se acabe pronto. Me despisto un segundo y el niño desaparece de mi vista secuestrado por su abuelo, dejándome una o dos horas de libertad hasta que el churumbel decide que ya es hora de alimentarse otra vez.

La verdad es que la mayoría de las veces malgasto ese tiempo libre mirando al infinito o a mi muro de Facebook, como esperando la aparición de la virgen o de una cámara que me diga que ha sido todo una broma y que voy a poder dormir la noche entera del tirón otra vez en breve. Creo que durante esos lapsus mis neuronas están en realidad dormidas. Se ve que el sueño fragmentado no les sienta muy bien. Con deciros que me está costando días escribir este post… A este paso lo acabo en diciembre.

Bueno, a lo que iba, ¿que hemos hecho durante todo este mes y pico? Si te digo la verdad… no tengo ni idea. Las horas pasan sin que me de cuenta. Cuando el retoño llora, siempre compruebo la hora de su última toma, por si acaso, y la mayoría de las veces me sorprendo porque han pasado ya 3 horas. Para los que no habéis sido padres, deciros que esto engaña mucho. Ya vas mentalizada a que los bebés comen cada 2-4 horas (más 2 que 4), pero lo que no te avisan es que esas 2 horas se cuentan desde que empieza la toma. Si tenemos en cuenta que algunas veces se pasa perfectamente 45 minutos o más pegado a sendos pechos… ya solo te queda hora y cuarto hasta la siguiente toma. La sensación es que se pasa el día comiendo… De ahí las lorzas que le están saliendo, que ya tiene hasta papada. Como dirían en mi tierra… bien hermoso que se está poniendo.

Pero lo que más me ha sorprendido de esto de convertirme en madre, es que no te sientes distinta, para nada. Yo me imaginaba que de repente te caía encima una losa de responsabilidad y un mundo de sabiduría. Pasas de ser una joven despreocupada y sin responsabilidades, a tener un ser humano pequeñito e indefenso a tu cargo. Eso debería marcar, ¿no? Pero en realidad tu sigues siendo la misma, solo que más cansada. Ni sabiduría suprema de madre (¿de dónde la sacarán?), ni madurez extrema e inmediata. Se te acaba el poder ver incluso un capítulo de serie completo sin interrupciones, se te acaba la libertad de entrar y salir cuando sea y a donde sea, se acaban la puntualidad y el descanso. Pero sigues siendo la misma joven de 20 años atrapada en un cuerpo de una adulta de 32, con los mismos caprichos y manías. Así que seguiré dando saltitos de alegría si alguien me regala chocolate, remoloneando en la cama por las mañanas y haciendo pucheros para conseguir lo que quiero. Pero ahora lo haré acompañada por un ser pequeñito que hará los pucheros mejor que yo.

Y es que resulta que convertirte en madre no te cambia, solo cambian tus circunstancias.

Bebe durmiendo2

Anuncios
comentarios
  1. Anónimo dice:

    que bonito todo lo que escribes XD…y tu niño precioso lo poco que se ve…felicidades..es
    lo mas bonito del mundo ser madre…

  2. María Alejandra dice:

    Buena suerte mamá! debe ser la tarea más hermosa y caótica a la vez!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s